Hace algunos días acudí a una conferencia institucional. Uno de esos actos de clausuras de algo, adornados por algunas personalidades públicas y algún que otro empresario ubicados en mesa y atril.Como no podría ser de otro modo, claro.
Uno de esos en los que al entrar lo primero que haces es asegurarte de que el móvil está sin sonido pero nunca apagado porque ese pequeño detalle puede marcar la diferencia entre que coquetees con la idea del suicidio o puedas salir de allí con vida.
Uno de esos actos en los que los fotógrafos arrastran sus cámaras como alma en pena preguntándose por qué no habrán tenido la suerte del colega al que han mandado a cubrir la feria de ganado del pueblo de al lado, al menos quizás se hubiesen llevado algo de sabiduría popular o unos huevos de granja.
Porque seamos sinceros, ¿alguien tiene en su agenda de actividades favoritas acudir a conferencias en las que ya sabe de mano lo que se va a encontrar?¿ Donde no hay cabida para la sorpresa, el divertimento o la experiencia compartida?¿Por qué cuesta tanto cambiar esas viejas costumbres tan aburridas?

Diviértete tú y conseguirás que tu audiencia se divierta

 

¿Quién se ha divertido alguna vez en una conferencia de este tipo? Y aquí pido vuestra colaboración de verdad porque quizás es que yo sea muy rara o me aburra demasiado con demasiada facilidad. ¿Quién va a este tipo de actos porque realmente QUIERE asistir y no porque crea que DEBE asistir? Me pregunto si los propios ponentes asistirían de tener la opción de no hacerlo. Pues viendo lo que se aburren y por tanto como inevitablemente aburren a la audiencia, (ojo con esto, lo contrario sería imposible) apostaría mi malcriado hemisferio derecho a que no.
Pues sí, un acto de esos. Por suerte y gracias al reciente descubrimiento de que casi cualquier cosa me inspira un artículo he podido sacar rendimiento a esas casi 3 horas. Gracias a la incapacidad de algunos por hacer que las cosas ya no sólo sean divertidas si no al menos sorprendentes , diferentes , he podido coger las claves para esta nuevo post , título incluido mientras mi cerebro imaginaba una conferencia paralela.
Sé que algunos de los ponentes que pude ver y escuchar hoy tendrían algunas reticencias para llevar a cabo algunas de mis sugerencias. Con la misma certeza aseguro que al menos un par de ellos agradecería haberse atrevido a hacer algo distinto. Por no mencionar a los oyentes cuyos bostezos eran tan gráficos como pueda serlo un pulgar hacia abajo en un circo romano.
De mi obsesión por sacar rendimiento a mi tiempo y de mi pasión por el arte de comunicar surgió este título que no deja de ser un conjunto de observaciones de alguien muy crítico (esto es así) en lo referente a lo que significa comunicar.
Cuando tienes que hablar ante el púbico debes tener ante todo algunos conceptos claros. Quizás el más importante es que has de hacer todo lo posible para que tu como ponente disfrutes, que puedas pasártelo bien. Porque de lo contrario, no lograrás que tu audiencia disfrute, de un conferenciante aburrido y lineal un foro aburrido y lineal y seguramente cabreado.
Y si tu auditorio no disfruta o no has sido capaz de mover en él la mínima emoción, olvidarán lo que has dicho en menos de lo que se tarda en escribir un tweet. Independientemente de la temática de la conferencia, independientemente de que seas directivo, investigador, concejal , profesional liberal o el número uno en hacer pan de cultivo biológico. No podrás jamás hacer que tu público disfrute si no disfrutas tú. Por el mismo motivo, da igual de lo que hables, si consigues trasmitirlo con pasión, habrá sido un éxito sea lo que sea que hayas contado.

Imagino que entre tus prioridades como ponente estará el conseguir que a tu público le cale tu mensaje, que lo que cuentas les sirva de inspiración o les resulte útil. Que se acuerden de ti al menos hasta el momento de la cena en donde puedan mencionar a su familia lo genial que estuvo el conferenciante a quien tuvieron la suerte de escuchar y que quizás al día siguiente recurran a San Google para ver lo que se dice de ti . O no, ¿o no es eso lo que querrías?

A menos que quieras matar suavemente a tu audiencia, te invitaría a que probases algunos de estos trucos

 

¿Te atreves?

1 Trata de no esconderte detrás de un atril si puedes evitarlo

El atril te hará sentirte atrapado y tu lenguaje no verbal transmitirá esa sensación.
Caminar por el escenario o estrado, con movimientos elegantes y pausados te hará sentirte más cerca de tu audiencia y esto es importante por dos motivos. Primero porque podrás establecer contacto visual con un mayor número de personas y eso te dará información sobre como tu público está percibiendo tu intervención de modo que puedas adaptarla según conveniencia. En segundo lugar porque la distancia física entre el estrado y el público hará que aumente tu estrés al sentirte más observado, sobre todo si no eres un orador experimentado. Y cuando hablo de orador experimentado no me refiero a alguien que hable en público frecuentemente sino a alguien que domine el arte de hablar en público. Si eres de los que ostentas un cargo público y crees que saltarte a la torera lo del atril puede ser demasiado arriesgado pregúntate,¿ qué posibilidades tengo de causar más impacto, haciendo lo que se espera de mi o sorprendiendo a mi audiencia? ¿Cómo será percibido en cuanto a cercanía con mi público el hecho de que abandone el atril ? Si la primera pregunta te da miedo y la segunda te da igual de verdad, de corazón, no sigas leyendo esto no está escrito para ti.

Leer:  Eres un medio de comunicación. Sí, tu.

2 Tomate un par de minutos para presentarte

Comienza hablando de quien eres realmente tú. Deja tus galones y tu cargo para después cuando ya hayas roto el hielo. Permite que los primeros minutos sean un espacio para conectar con tu audiencia de manera honesta pero creativa. Qué te ha llevado a hacer lo que haces, por ejemplo. Y si tienes un fino sentido del humor, no dejes de utilizarlo. ¿A quien no le gusta reír?. Di una pequeña frase a modo de introducción de lo que vas a hablar en unos minutos y que cree expectación. Tu público ya estará con todos los sentidos puestos en ti.
Lo mucho cansa así que, sé breve. Con un par de simples pero estudiadas frases bastará. Eso quitará mucho hierro al asunto. A la gente le gustan las personas con las que se pueden identificar. La idea es; sé una persona cercana y encantadora que tiene algo muy interesante que contarles que les va a encantar. Eso es empezar con buen pie. Recuerda eso de que sólo tenemos una oportunidad de causar una buena primera impresión.

3 ¿De verdad tiene que ser un power point?

Hay otras opciones mucho más creativas:

Aquí hay para todos los gustos, hay algunos gurús de la comunicación que dicen que nada de diapositivas. No estoy de acuerdo. Para empezar porque en tu audiencia hay seguro un porcentaje de visuales (personas cuyo sistema de representación predominante es el sentido de la vista) que necesitarán ver imágenes, leer texto para que el mensaje les llegue.Por otro lado hay ocasiones en que resulta imposible hacer una ponencia sin presentar datos o texto. Pero por favor, no uses el powerpoint. Hay muchas opciones que no voy a mencionar aquí que son infinitamente más bonitas, novedosas y creativas. Busca en la red. Tú te lo pasarás mejor haciéndolas y si no hacemos una apuesta, asumo el desafío. Y si tú te diviertes haciéndolas es seguro que a tu público le va a resultar más divertido y por tanto más impactante su visionado.

4 Utiliza fotos bonitas pero que tengan significado o guarden algún simbolismo con lo que estás contando.

Las imágenes nos ayudan a fijar mejor los conceptos en nuestra memoria porque apelan directamente al mundo emocional. Lógicamente, siempre que utilicemos imágenes bonitas, evocadoras o simbólicas. Contextualizándolas adecuadamente y sin pasarse puede ser un recurso muy acertado.

5 Cuenta alguna historia, intercala experiencias personales.

Intercala algún hecho que haga a tu audiencia viajar dentro de su butaca, salir de ese entorno, imaginar. Siempre será más recordado aquello que tu audiencia reciba con la estructura de un relato que como un conjunto de datos sin más. El storytelling hará que tu audiencia conecte contigo y por tanto el relato perdurará en su memoria.
Sin duda será más divertido comenzar con algo como; Y ahora para ilustrar lo que aquí expongo os voy a contar una historia sobre cómo gracias a un vuelo perdido solucioné un conflicto con un cliente…….etc, etc. En vez de ; Y ahora, para ilustrar lo que aquí expongo os mostraré un gráfico excell con los porcentajes de incidencias anuales resueltas con nuestros clientes.
Todos tenemos historias que contar, tú también , rescátalas y haz que tu audiencia las disfrute y recuerde.

6 Haz que tu audiencia interaccione contigo
Lanza de vez en cuando una pregunta retórica al aire, incítales a contestar. Lo que en lenguaje de social media se llama call to action.
No se trata de abrumar a la audiencia ni de acorralar al que se muestra colaborador. Pero cualquier pregunta lanzada al aire, aunque no tenga respuesta explícita será una llamada a la atención, una manera de mantener a tu audiencia con los 4 sentidos dentro de esas 4 paredes. Además se sentirán importantes a todos nos gusta que nos tengan en cuenta. Y eso jugará a tu favor.

7 Cierra tu presentación con algo que cree impacto.

Recurre a la música o a algún vídeo. De acuerdo, puede que lo de la música no resulte demasiado apropiado dependiendo del foro y del carácter de la conferencia, aunque juro que a mí me encantaría que me soprendiesen con algo así. Aunque puede que yo sea demasiado rara. Desde luego sería muy inadecuado si detrás de ti interviniese otro ponente. Crearías un estado difícil de mantener, salvo que seas un político y tras de ti intervenga tu oponente más directo. De acuerdo, juguemos limpio.
En cualquier caso un vídeo breve relacionado con la presentación, o una escena de alguna película, impactante, con fuerte carga emocional de no más de 2 o 3 minutos puede ser un punto y final perfecto para tu ponencia.

Te reto a que pruebes alguno de estos consejos. Acepto comentarios de los valientes que quieran ponerlos en práctica. ¿Has vivido alguna experiencia en la que te hayan sorprendido haciendo algo distinto de lo que se esperaba? Compartelo con nosotros.

Gracias por seguir ahí.

Share This