Hace una semana os contaba quienes habían sido mis fuentes de inspiración a lo largo de este casi primer año de vida de este blog. Os revelaba qué personas son aquellas a las que leo frecuentemente cuando necesito despertar mis ganas por contar, en esos días en los que siento y percibo que ya todo está dicho y escrito. En los que la sensación es la de que ya no queda un ápice más en mi que sea digno de ser escrito o contado.

Hoy, 11 meses después de haber publicado la primera entrada en mi blog he decidido hacer limpieza mental y reflexión. Me he parado a leer aquellos post que más se han comentado, los que más se han leído y compartido y también los que menos, que haberlos haylos…

Han sido días en los que me he permitido volver a conectar conmigo. He decidido parar. No sólo parar de trabajar, (a excepción de mis entradas habituales al blog y un par de sesiones con clientes no he trabajado a penas). He decidido parar en el más estricto sentido de la palabra porque sentía la necesidad de revisar. De verme como un observador ajeno, de desconectar a mi pensador habitual y tratar de ver a esa persona llamada Paula desde el lugar que Paula no ocupa habitualmente. Salirme de mi para ver cómo soy yo con el entorno, confundida con lo que me rodea, permitiéndome fluir en él como una hormiga diminuta.

Y esa reflexión me ha permitido olvidarme de mi y pensar en vosotros. En mis queridos lectores. Y de pronto me dí cuenta de que la inspiración me llega por lugares infinitos. No sólo de aquellos que también escriben. Si no de quienes me leen.

Y comencé a imaginar ¿Cómo serán? ¿Qué es lo que les hace sentarse cada jueves ante el ordenador para leer lo que escribo. ¿Con qué disfrutan más? ¿Cómo serán sus vidas? ¿A qué temerán? ¿Tendrán lo que aman o amarán lo que tienen? ¿A quienes admiran? ¿Qué les hace reir, llorar, sentir? ¿Cuanto se quieren? ¿Se permiten tener lo que merecen? ¿Qué creen que merecen?

Es curioso porque cuando uno comienza a escribir habitualmente y a exponerse ante otros la palabra expectativa cobra un significado distinto. Dejas de hacer predicciones más o menos acertadas sobre las consecuencias que tendrá tal nivel de exposición (en mi caso, gustará o no, será aceptada o no)  y simplemente esperas a ver qué pasa y cómo se recoge. Vosotros decidís, poco más puedo hacer yo salvo tratar de ser honesta con lo que escribo…

En realidad lo que quiero es tratar de averiguar lo que buscáis. Siendo consciente de que debería aceptar que seguiré escribiendo lo que pueda, lo que sienta, lo que creo que merece la pena ser dicho, al menos para mi. Si pudiese pedir un deseo sería, sin duda, que mis deseos de contar y vuestras ganas de encontrar confluyan en este espacio.

Debo decir que aún no he conseguido hacerme una idea clara al respecto en términos analíticos, mis temáticas son variopintas como lo son mis posts. Pero sí he descubierto algo, que me ha dado información muy útil ya que curiosamente tiene bastante que ver con uno de los rasgos de mi personalidad con el que tengo una relación amor odio; la intensidad emocional. Escribir desde las tripas. Dejar salir sin miramientos ni complejos lo que necesita ser contado para no ahogarme en mis propias pensamientos. Supongo o quiero pensar que eso ha sido percibido porque al fin y al cabo, ¿quien no necesita de vez en cuando desnudar su alma? ¿Quien no necesita compartir heridas? ¿Quien no necesita gritar cuando se siente pleno y feliz?

Recuerdo perfectamente lo que sentí cuando me senté a escribir mis dos post más leídos. Recuerdo que no me dejé nada, recuerdo la sensación de haberme vaciado una vez pulsé la tecla de publicar. Recuerdo además, en el caso del primero haberme olvidado por unas cuantas horas del tema. La sensación de “ya está, que sea lo que tenga que ser“. Y lo que pasó es que estuvisteis ahí.

Leer:  Ellos estaban equivocados y tu cerebro derecho tenía razón

Quiero comenzar el año mirando atrás para agradecer lo que habéis hecho posible. Hablo de auténtica motivación y genuina inspiración. Comienzo enero con la convicción de que este año seguiré tratando de hacer las cosas del mejor modo que sé. Escribiré con el alma sobre el teclado sin olvidar la responsabilidad que asumo sobre lo que escribo. No tengáis la más mínima duda de que si sigo aquí es por vosotros. Por tí y por tí y por tí.

Este es un resumen de los 5 posts más leídos en 2015 en Dreamscoachtrue.

Cosas que nunca te dices y que necesitas escuchar. 1 Julio 2015.

Hay momentos en la vida en que uno necesita decirse ciertas cosas. Hay veces en las que es necesario darse un respiro y dedicar unas horas o unos días, depende de la necesidad, a quererse, perdonarse y darse reconocimiento

5 motivos por los que alguien que odie el coaching podría interesar este artículo 7 Agosto 2015

Hace poco más de 4  años que me dedico al coaching. Hace 4 días, leía un artículo en El Confidencial en el que su autor, Carlos Otto cuestionaba y criticaba con un tono bastante mordaz  a algunos profesionales del coaching. Hace aproximadamente 24 horas  decidí que a pesar de que me había prometido a mi misma descansar durante el mes de agosto y no publicar ni una sola entrada en mi blog, quería escribir sobre esto…

10 experiencias que podrías vivir en un proceso de coaching 29 Abril 2015

Sé que algunos de vosotros habéis pasado por esto y tal vez os podáis reconocer en algo de lo que escribo. Sé que a otros les encantaría probarlo y quizás ya coqueteen con la idea de vivir una experiencia así. Y también sé fehacientemente que algunos pensarán “ya están aquí esta banda de iluminados”. ¡Os doy la bienvenida a todos! …

Dime que cosas no soportas de tu empresa y te diré el talento que tienes 11 Marzo 2015

Dime si alguna vez te has hecho alguna de estas preguntas; ¿Qué oportunidades tengo de generar impacto en mi empresa? ¿Hay espacios donde yo pueda crear y generar cambios? ¿Me siento valorado por mis superiores? ¿Es la empresa realmente cómo se me dijo que era cuando aún era un candidato? ¿Qué tipos de personas sobreviven en esta empresa? ¿A quiénes se aparta sistemáticamente?…

Solo te daré un consejo sobre marca personal pero servirá 18 junio 2015

Me siento ante el ordenador no demasiado convencida del tema que voy a tratar. De modo que confiaré en que a medida que vaya escribiendo  todo cobre sentido y sea digno de ser guardado y publicado.  Si lo estás leyendo indudablemente, así habrá sido…

Como habéis podido observar, el verano y la primavera hacen mella en mi para bien.

El invierno me prepara, esa es mi percepción. Sé que enero va a ser un mes revelador en este momento de mi vida. Percibo que el año 2016 va a ser único. Si queréis seguir compartiendo viaje conmigo, aquí estaré.

Ahora sólo me queda una cosa, daros las gracias por estar y hacer esto posible. Es muy placentero y muy gratificante saber que vosotros estaréis al otro lado.

Nos vemos en 2016

 

 

Share This