Tus creencias no están hechas de realidades, más bien son tus realidades las que están hechas de creencias

Richar Bandler

¿Cuantas veces te has sorprendido atrapado otra vez en ese pensamiento que habías jurado borrar de tu mente?

¿Cuantas veces al día te descalificas, te hablas como si fueses tu peor enemigo? piénsalo, quizás ¿veinte?¡No! Qué va, tantas es imposible, estás pensando.

Te sorprendería saber el número de pensamientos negativos que campan a sus anchas, por tu mente, cada hora, todos los días,7 días a la semana y así hasta el infinito.

La pieza más importante dentro de la maquinaria que conforma tu cuerpo, funcionando fuera de control ¿Asusta un poco, verdad? Es cierto, sí, somos racionales, tenemos la capacidad de pensar ¡qué sería de nosotros si no pensáramos!, ¿verdad? ¡Qué bonita es la capacidad de pensar, es lo que nos distingue de los animales, es lo que nos hace ser seres únicos y especiales! Y qué grande sería poder controlar la calidad de nuestros pensamientos.

Pero, ¿sabes qué? Que no tenemos la capacidad de pensar bonito cuando lo necesitamos, ni de pensar desapasionadamente cuando se requiere ni de pensar en clave de posibilidades cuando es justo lo que necesitamos.

Y es que hay un pequeño detalle que no estaría mal tener en cuenta; nos guste o no, no somos los dueños de nuestros pensamientos, desafortunadamente no decidimos de manera libre y consciente en la mayoría de los casos qué pensar ni cómo pensamos.

Se calcula que de los 50.000 pensamientos que más o menos tenemos al día, el 80 % de ellos son recurrentes y tienen connotaciones negativas sobre nosotros mismos, sobre el entorno al que nos enfrentamos, sobre nuestras capacidades y sobre las capacidades de los demás, con la repercusión que todo eso conlleva en nuestras relaciones.

Esto hace que sin pretenderlo, actuemos incongruentemente. Tratamos de acercarnos a lo que deseamos, ponemos todas nuestras fuerzas, todo nuestro empeño pero inevitablemente vemos cómo a pesar de todo ese esfuerzo ingente, nos alejamos. Un paso adelante y tres hacia atrás.

Nos ponemos piedras en el camino, nos agotamos. Y como alguien escribió en alguna red social hace tan sólo unas semanas, hoy puedo con esto, mañana podré con aquello y día a día, una va pudiendo con todo

Así, es, así vivimos pero ¿A qué precio?

La mente es una herramienta poderosísima y cada día que pasa conocemos más sobre sus posibilidades. La PNL, la inteligencia emocional, la neurociencia, la biopsicología, la inteligencia espiritual, las inteligencias inter e intrapersonal y tantas otras disciplinas sumando esfuerzos, tratando de comprender, de identificar, de desentrañar los misterios que encierra.

Y si, hemos avanzado increíblemente pero ocurre, que hoy por hoy, nuestra mente no está a nuestro servicio, no al cien por cien, no para hacérnoslo fácil. Más bien podríamos decir que somos nosotros lo que estamos al servicio de nuestra mente.

Puede ser y de hecho es una tirana. Puede ser nuestra peor enemiga, en ocasiones en las que necesitamos un hombro sobre el que llorar o alguna palabra de aliento que no acaba de llegar. La mayoría de las veces, somos incapaces de susurrarnos la palabra que justo en ese instante tendríamos que escuchar.

El ser humano de hoy se enfrenta al reto de domar a un caballo totalmente salvaje, al que nunca se le han puesto riendas. Se enfrenta al reto de poder montarlo, disfrutar de la adrenalina que supone ir a lomos de un animal así. La supremacía del hombre frente a la bestia. Asumiendo el mando, decidiendo el camino. Controlando la situación.

Porque haciendo números resulta que de cada 5 pensamientos 4 te frenan, te cuestionan, te juzgan, te menoscaban… ¿Quizás ahora mismo estés pensando? Y si esto es así; ¿Cómo he podido llegar hasta aquí? Yo te digo, imagínate hasta donde podrías llegar si pudieses elegir la calidad de tus pensamientos.

La PNL, nacida a mediados de los años 70 gracias al trabajo conjunto de investigación de el lingüista Jon Grinder y el psisólogo Richard Bandler es un modelo que nos ayuda a comprender cómo trabaja nuestra mente y cómo la elaboración de nuestros pensamientos afecta y a su vez se ve afectada por el lenguaje. La programación neurolinguística nos explica hasta qué punto la calidad de mis pensamientos afectan a cómo me hablo a mi, a los demás y por tanto cuales son mis resultados en cuanto a mis acciones y a mis relaciones.

Porque hagamos memoria otra vez, ¿con cuántas personas de tu entorno tienes la sensación de que no eres capaz de comunicarte como deberías? Y ahora vamos a extender un poco más el círculo y a ampliar el marco temporal ¿con cuántas personas a lo largo de tu vida te ha resultado tremendamente difícil entenderte? Cuantas veces has pensado en base al resultado de tu comunicación con alguien: ¡es imposible, fulanito y yo no hablamos el mismo idioma!

Esto ocurre porque las personas no respondemos a una única realidad.

Uno de los supuestos de la PNL defiende que los humanos no tenemos mecanismos para percibir la realidad tal cual es, sostiene incluso que no existe una realidad unificada y universal, sino que cada uno de nosotros percibe y por tanto representa su realidad de manera subjetiva.

Y esta percepción viene definida en base a nuestras experiencias, nuestros valores, nuestras creencias, nuestras expectativas, a nuestro bagaje, en definitiva. Y todos esos filtros a través de los cuales vemos la realidad, son diferentes en cada persona. Únicos e intransferibles.

Es decir, caminamos por la vida con un mapa de representación de nuestra realidad dando por hecho que el mapa de los demás tiene que ser el mismo.

Y ahí vienen los desencuentros.Todos tenemos un mapa distinto.

La programación neurolinguística nos da herramientas para comprender nuestro mapa y el de los demás, facilitando las relaciones interpersonales, (mi mundo en relación con otros) las relaciones intrapersonales ( la relación que establezco conmigo misma) y lo que es más importante, cómo reprogramar mis pensamientos de modo que me permitan actuar de manera útil, eficiente, saludable y exitosa.

En Escuela Europea de Líderes queremos darte la oportunidad de que puedas acceder a un nivel superior en tu conocimiento y en tu desempeño. Te traemos el Practitioner de PNL a Asturias a las puertas de tu casa. Te brindamos la oportunidad de marcar un antes y un después en tu crecimiento.

Date la oportunidad de explorar y conocer. No te conformes con la calidad de tu comunicación porque tú sabes que puede ser infinitamente mejor. No dejes de buscar ser más eficiente, más consciente y más dueño de ti. Date la oportunidad de tomar el mando y domar a esa yegua. Todo ello contribuirá a hacer de tu vida un verdadero milagro.

 

Gracias por seguir ahí.

Leer:  Conferencia; Comunicacion y calidad de vida se escriben con C de coaching
Share This